Definir la estrategia empresarial, según el sector de tu empresa, puede parecer una tarea ardua y costosa. Sin embargo, aunque es cierto que cada sector económico cuenta con sus propios factores a tener en cuenta, hay una serie de estrategias empresariales que tu empresa puede necesitar poner en marcha; según su tamaño, su nivel de expansión, sus rangos de producción o los ámbitos de aplicación de sus servicios.

Diferentes estrategias en que trabajan las soluciones de gestión empresarial

Las soluciones digitales de gestión empresarial que se ofrecen en el mercado por parte de una gran variedad de empresas nos permiten poner en orden toda la información esencial de nuestra empresa y analizarla, para desarrollar una mejor toma de decisiones. Estos sistemas de gestión pueden ofrecer sus beneficios en empresas de cualquier ámbito.

Sin embargo, podemos distinguir distintos marcos de implantación de las estrategias a utilizar por los sistemas de gestión.

– Las estrategias corporativas: este tipo de acciones tiene que ver con la toma de decisiones de largo alcance en el ámbito de trabajo de la organización. Entre esta clase de estrategias, podemos encontrar las de integración vertical, las de diversificación horizontal y las relacionadas con el ámbito geográfico.

– Las estrategias genéricas: son las acciones que intentan satisfacer ciertas prioridades que se establecen según el entorno, el periodo de vida de cada producto, los diversos criterios financieros, la posición de la marca en el mercado, las capacitaciones de la organización interna y los recursos y el acceso a ellos.

– Las estrategias de mercado: son las acciones que permiten precisar la misión corporativa, definir el alcance que se busca con el negocio y considerar los productos sustitutivos y sus competidores tanto reales como potenciales. También son las estrategias que se encargan de concretar los grupos de consumidores con necesidades homogéneas dentro de un mismo mercado.

– Las estrategias competitivas: este tipo de acciones busca afianzar la creación de medidas que resulten competitivas para el negocio, a largo plazo. Es decir, existe una gran necesidad de crear valor de cara al consumidor y, especialmente, respecto a las empresas competidoras. Esto es fundamental.

– Las estrategias de inversión: son aquellas que buscan generar participación en los mercados, con el desarrollo de una ventaja competitiva de manera estable y que permita atraer más clientes y, por tanto, fomente el crecimiento de la marca.

– Estrategias de marketing operativo: es un nivel estratégico enfocado en la organización interna de la empresa. Para trabajarlas mejor, se suelen dividir en cuatro categorías principales: estrategias para el producto, para los precios, para los canales de distribución y de promoción o comunicación.

El uso de los ERP en las empresas de cualquier sector

Los sistemas de planificación empresarial son imprescindibles, hoy en día, si pretendemos hacer que nuestra empresa pueda explotar el Big Data que se genera desde los diversos canales y aprovecharlo para las estrategias que nos permitan hacernos competitivos.

Además, si necesitas recibir apoyo a lo largo del desarrollo de tu ​estrategia empresarial, puedes apoyarte en los servicios de una empresa consultora.

 

Fuentes de indagación

  • http://expertone.es/?page_id=254%20https://conradoymas.com/estrategia-empresarial/

  • https://ingesaez.es/estrategias-de-marketing/

  • http://www.luismiguelmanene.com/2013/05/31/estrategias-empresariales-tipologia-caracteristicas-y-uso/