Las empresas, a la hora de planificar aspectos como la producción, la logística o la contabilidad, suelen optar por utilizar el ERP. Se trata de diferentes software de paquetes integrados de módulos cuyo propósito es que todos los aspectos anteriormente descritos puedan llevarse a cabo. El problema es que los software de ERP, debido a las dificultades encontradas sobre todo a lo largo de sus comienzos, son vistos como rígidos, de difícil implementación e inflexibles. Del mismo modo, muchas empresas los consideran costosos ya que, en múltiples ocasiones, los problemas de esas implementaciones tan complejas generaban un gasto importante.

Algunos de esos problemas tienen que ver con el hecho de que los proveedores de ERP intentaban ofrecer todo a todos

Es decir, buscaban implementar sus sistemas de manera que funcionasen exactamente igual para empresas de diferentes sectores, ofreciendo soluciones demasiado amplias. Esta dificultad es evidente cuando somos conscientes de que para cada empresa la planificación va a ser distinta. Esto hacía que las soluciones de ERP no contentasen a nadie, generando además un tipo de personalizaciones del producto que dificultaban su adaptación y evolución futura, entendiendo que cada empresa, en función de esa evolución, necesitará nuevas personalizaciones de su ERP.

No obstante, contar con un buen sistema ERP siempre es fundamental, a pesar de que para muchas empresas este proceso se vea como algo turbulento. Por ello, la plataforma SAP Bussines One ofrece una serie de soluciones que buscan terminar con todos los problemas y dificultades que el ERP ha ido generando. En Expert One nos hemos especializado en estudiar la casuística de cada empresa, estudiar las posibles soluciones e implementarla con todas las soluciones que SAP Business One oferece.

 

Producto moldeado y adaptable a la realidad de cada empresa

En Expert One somos conscientes de que las empresas necesitan sus ERP, pero intentar abarcar un software demasiado amplio y que disponga de un todo génerico y generalizable no es la solución adecuada. De este modo, con SAP establecemos un camino diferente. Buscamos ofrecer algo más que los demás, un producto que se adapte mejor a las necesidades y demandas de las empresas en función del sector al que pertenecen.

Por ejemplo, es obvio que una empresa del sector agrícola no va a necesitar las mismas funcionalidades SAP al de una empresa que se dedique al sector de las telecomunicaciones. A partir de esta premisa, SAP no es simplemente un sistema ERP genérico, sino que va más allá de lo que otros ERP proponen. SAP no trata de generar un todo para todos, sino que busca ofrecer un software de base a partir de la cual se puedan ir modificando y ampliando los elementos que la componen de manera ágil y sencilla.

SAP sigue trabajando en el desarrollo del ERP, sin embargo, va a invertir de manera en la arquitectura del producto que permita a los usuarios mejorar y ampliar la solución de manera más sencilla, para que puedan satisfacerse las necesidades de cada empresa en función del sector al que pertenece. En resumidas cuentas, SAP busca abrir su plataforma para que sea posible hacerla más ampliable y flexible y a la vez mantener íntegro su sistema base.

La vía que va a utilizar para llevar a cabo este proceso es la de los microservicios, una arquitectura que permitirá construir una plataforma ERP moldeable y modificable, flexible a las necesidades que demande la empresa. A su vez va a permitir también, una vez implementada, modificarse y evolucionar sin dañar lo anteriormente construido. Esto significa que SAP, partiendo de una base sólida y de un fuerte software genérico, será capaz de ofrecer un producto que se adapte a las necesidades de la empresa y de su evolución gracias a un sistema de microservicios que construirán, pieza a pieza y necesidad por necesidad, un sistema ERP moldeable y que facilite el trabajo de aquellos que requieran de sus servicios.